El innovador tratamiento de agua en Audi ahorra hasta 500,000 metros cúbicos de agua al año > Audi Noticias > Audi Venezuela

El innovador tratamiento de agua en Audi ahorra hasta 500,000 metros cúbicos de agua al año

  • 1400x4340002.jpg
1400x4340002.jpg
  • Nuevo centro de suministro de agua en funcionamiento
  • Tratamiento de agua en tres etapas utilizando un biorreactor de membrana
  • Rüdiger Recknagel, Jefe de Protección Ambiental: "Estamos reduciendo el requerimiento de agua en la planta de Ingolstadt en un tercio y evitando el 40 por ciento de las aguas residuales"

Ingolstadt, 22 de marzo de 2019 – Audi ha alcanzado otro hito en su camino hacia la producción de automóviles sin aguas residuales. La compañía ha puesto en funcionamiento un nuevo centro de suministro de agua en la planta de Ingolstadt. Junto con la planta de tratamiento existente, aproximadamente la mitad de las aguas residuales producidas en la planta ahora pueden reciclarse y tratarse para su reutilización. De esta manera, Audi ahorrará hasta 500,000 metros cúbicos de agua cada año. El corazón del centro de suministro de agua es el llamado biorreactor de membrana (MBR).

El agua es necesaria en todo el proceso de fabricación de un automóvil. Con el nuevo centro de suministro de agua, Audi está abriendo nuevos caminos en la planta de Ingolstadt y haciendo un uso aún más eficiente del agua como recurso. "Gracias a este innovador sistema de tratamiento de aguas residuales, estamos reduciendo en un tercio el requerimiento de agua para la producción en la planta de Ingolstadt", dice Rüdiger Recknagel, Director de Protección Ambiental de AUDI AG. "Al mismo tiempo, estamos evitando aproximadamente el 40 por ciento de las aguas residuales". Esto subraya el compromiso del fabricante Premium con el uso sostenible del agua: en su planta mexicana en San José Chiapa, Audi ha estado produciendo automóviles sin aguas residuales desde 2018, según lo certificado por expertos independientes. Con el nuevo centro de suministro, la planta en Ingolstadt también ha alcanzado un hito en su camino hacia la producción sin aguas residuales (ZLD – zero liquid discharge).

Las aguas residuales se tratan en hasta tres etapas antes de volver a ser utilizadas como agua fresca en los procesos de producción en la planta de Ingolstadt. Primero pasa por un proceso fisicoquímico. Esto neutraliza los componentes alcalinos y ácidos y elimina los metales pesados que provienen, por ejemplo, del taller de pintura. Luego se utiliza el biorreactor de membrana, el cual es el elemento central del tratamiento del agua. Aquí el agua de producción se mezcla con aguas residuales sanitarias y se libera de componentes orgánicos. El MBR luego elimina las bacterias y los virus de las aguas residuales utilizando membranas de poros finos. Audi va un paso más allá en el tratamiento del agua que las plantas de tratamiento de aguas residuales convencionales que no utilizan este proceso. Finalmente, la ósmosis inversa elimina las sales residuales. Después de esto, las aguas residuales tratadas vuelven al proceso de producción como agua fresca.

Con el nuevo centro de suministro de agua, Audi ahorrará hasta 500,000 metros cúbicos de agua cada año. Junto con la planta de tratamiento existente, el fabricante Premium reciclará en el futuro aproximadamente la mitad de las aguas residuales producidas en la planta de Ingolstadt.

Para ahorrar agua subterránea, Audi también utiliza cada vez más el agua de lluvia para el agua industrial en su planta de Ingolstadt. El agua de lluvia de más de 450,000 metros cuadrados de techo y estacionamiento se recolecta en cisternas subterráneas. Según las condiciones climáticas, se pueden usar hasta 260,000 metros cúbicos de agua de lluvia por año.

Audi se ha fijado el objetivo de reducir los factores ambientales de la energía, las emisiones de CO2, el agua, los residuos y los compuestos orgánicos volátiles en un 35 por ciento por automóvil producido en 2025 en comparación con el año de referencia 2010. El objetivo a largo plazo de la compañía es producir automóviles sin emisiones de CO2 y libres de aguas residuales.